doloresdepalabra

Jesús Montoya, 19 years old. Student of hispano-american and venezuelan literature (Universidad de los Andes, Venezuela)

Twitter / Archive / Ask

Next Page
Francois Martin-Kavel - A Young Woman Undressing
Gandalf’s Gallery

Francois Martin-Kavel - A Young Woman Undressing

Gandalf’s Gallery

notes 34

#Art #painting #Francois Martin-Kavel





Haejung Lee

Haejung Lee

notes 108

#Art #Illustration #Haejung Lee






My pussy, my rules.Ilustración para “fanzine erótico “Bulgaria”, 2014.

Saraswathi

My pussy, my rules.
Ilustración para “fanzine erótico “Bulgaria”, 2014.

Saraswathi

notes 83

#Saraswathi #Illustration





Oh Comely

Editorial illustrations to accompany an engaging article exploring the victimisation of women in horror movies, entitled ‘In the Shower With Janet Leigh' for Oh Comely magazine.

Harriet Lee-Merrion

notes 55

#Art #Illustration #Harriet Lee-Merrion





Blues neoyorquino
Blues a lo grande, difícil, duro conmigo
blues mañanero de un domingo duro neoyorkino
yeah
los adictos amaneciendo
un dolor de huesos intentando cimbrar
blues mañanero de domingo neoyorkino
el sol se vomitaba a sí mismo encima
el perfume de monóxido de carbono de detroit
paseándose por la negra y asfaltada pista de baile
donde el traje de verano de Mr. Mario, empapado en sudor,
aún mambo-tango taloneaba
al son de canciones de fibra de vidrio
la mañana neoyorkina de domingo significa
que la licorería está cerrada
que los bares no abrirán hasta mediodía
y que mi conexión no está elevando
un globo barato
yeah
yeah, la realidad no me estaba dando viada
al decirme que sería domingo
durante 24 horas el día entero
era como la reencarnación de la noche
antes cuando mi cenicero se convirtió
en el cementerio de todas mis memorias perdidas
cuando una tropezada banda de blues
me mantuvo despierto toda la noche tocándome
en F.M.
sueños baratos
de tiempos duros
de tiempos tristes
de tiempos malos
su puta madre, todos sabemos que los tiempos son
duros
tristes
malos
por todas partes
y bien yo pensé en las esperanzas
de beneficencia social del papa
luego pensé en el papa de nuevo
cuyo collar sexual seguro estaba más apretado
que la banda del sombrero de un padrote
yeah
que trajo una sonrisa de cerveza tibia a este
basurero que el espejo llamó mi rostro
¿entiendes?
dejé mi fe en un mausoleo
cuando mi inspiración huyó con
un trompetista
que usaba trajes de punto doble y zapatos stacy adam
esta chica me dejo tan jodido
que mi horóscopo afirmó
que mi signo era un perro muerto a mitad
del camino
yeah
la mañana se irá rindiendo al mediodía
y pronto escucharé a los borrachos y a los viciosos
aullarle a la luna
hizo bailar a
las sombras
en el jake’s juke saloon
mientras un batallón de vírgenes violetas
cantó melodías
de canciones desfloradas
los hombres derramaron sus
lujuriosas fantasías en los oídos
de niños pequeños
un auto robado
pasó zumbando
llorando lágrimas de mala suerte en las cervezas
el conflicto amoroso de habitaciones de motel
de aire acondicionado y luz tenue
sábanas arrugadas manchadas de sangre
explica
mi noche mental de ayer
el invierno cayó tan duro
como el olor de un cagadero de ladrillo
en el caliente Sur
Om…
pero el halcón se filtró en mi hogar
lo que me dio escalofríos
Om…
no escuchó mis conjuros
tiene que haber una explicación
¿no es verdad?
cuando tú
Om…
eres uno
Om…
dame calor
Om…
es parte de dios
Om…
haz que pare el viento helado
Om…
quizás si yo
Om…
más fuerte
Om…
más ruidoso
Om…
MÁS LARGO
OMMMMMMMMMMMMMMMMMMM
no funciona
Om…
me siento como un pendejo
lo intentaré de nuevo sólo para asegurarme de que
OMMMMM
quizás si suplicara de rodillas
a J. C.
él pondría atención a mis necesidades
y derretiría los témpanos
de las lágrimas en mis ojos
pero aún hacía frío
me han dicho que si cantas
“voy a entregar mi espada y mi escudo
en la orilla del río… en la orilla del río”
no obtengo respuesta
quizás si lo hago bilingüe
“en la cruz, en la cruz yo primero vi la luz”
oh vamos chuíto
ten algo de corazón
llévate los vientos invernales de mí
por favor… J. C. …
OM…
en la cruz
en la orilla del río
ofrezco 10 aves marías
y 5 padres nuestros
pero el frío no estaba más lejos
que antes
debería saber que es muy raro cuando
una oración
logra arreglar el boiler
OMMMMM
yeah
la mañana neoyorkina de un domingo de diciembre
estaba latigueando mi culo a sangre fría
tratándome como a un hijastro
lastimándome seriamente
observándome sangrar
a través de mis mangas
mientras yo intentaba drogarme
metiéndome la cafeína sin sacarina
que un artista beat me vendió
en eldredge st.
yeah
pero ése es el credo del gueto
que el fuerte debe alimentar
yeah
hermanohombre
todo ocurría más rápido que
la velocidad del sonido
todo mi yo entero parecía caer
me pregunto quién escribió esa tonada
que habla sobre regresar a la cima en junio
el negro se olvidó de septiembre y diciembre
y vaya que es un mes para recordarse
cuando cada día helado se convierte en un ladrillo en la pared
y tú eres la pelota que rebota
sí yo seguía viendo mi destino ser sellado
por las manos lisas y sedosas de del eterno cobrador
de deudas
quien sigue traqueteando mi chapa
quien sigue presionando mi timbre…
mis bolsillos estaban llorando el blues
reclamándome que no les he dado un dólar en años
y era evidente que no podían aguantar
ninguna deuda más… multas de tránsito… o pagarés
y oye era entonces cuando deseaba estar de vuelta en
L. A.
tumbado
L. A.
relajado
L. A.
ciudad de humo
hollywood… manejando hasta malibú
hollywood U.S.A. … hey hey U.S.A. hollywood
sórdidos productores de cine te miran
por encima de un burrito y con aliento de taco bell
te explican las tramas de las películas de fellini
que nunca han visto
hollywood… hasta malibú
a las dos a.m. si te cansas
de la sonrisa come mierda de cal worthington
lo abandonas llegas al santa monica blvd
y observas los pulgares con manicura acariciar
los aires homosexuales de los pantalones enrollados y las hebillas de plata
mientras un camaro westwood rueda muy lentamente muy bajo
por western ave
donde las luces de neón gritan
la última novedad en entretenimiento para adultos
la masturbación
entra en tus pensamientos
cuando las estrellas del porno con sus sonrisas colgate
susurran
inútiles
mundanos
viles de tanto ponértela dura
o soy Nancy vuela conmigo a destinos nacionales
y bien no voy a ninguna parte no tengo a dónde ir
voy velozmente a ninguna parte
tengo un par de dólares unos pocos centavos
y mucho tiempo
me dirijo a algún bar en alvarado
y escucho religiosamente alguna música de mariachi
o paseo al atardecer por un bar de mala muerte
me siento en un stand marca naugahyde
con alguna rubia oxigenada
de chichis caídas
que usa una blusa semitransparente
y escucho todos sus sueños de estrellita de los 30
mientras se fuma todos mis cigarrillos
seguro de que lo único que obtuve a cambio en ese
refugio del hotel de una colonia de leprosos
no fue sino un radio de una sola estación a.m.
que alimenta mis células neuronales
con esos blues de calle sur de filadelfia
ella quiere atravesar el parque Griffin
no gracias
preferiría escuchar a linda ronstadt
y el cantinero cuenta chistes groseros
y sus clientes recitan cuentos de terror sobre vietnam
cuentos 12% de alcohol y en aluminio reciclado
leyendo los signos de nuestra época
el obituario de una sociedad moribunda
los cuentos populares de la crónica
de la gonorrea de antaño
desde hollywood hasta malibú
malibú… gente bonita y playeras buen pedo
ejercitan sus músculos esparciendo mal aliento espiritual
y perfume joe namath
yeah
pero estoy en nueva york
llorado el blues del adicto
brotan los peinados afro de bienestar social
de las botas frye
yeah los punk rockers retándote
por tres tarifas de metro
pronto las líneas pegajosas del mohawk
en la estación penn se impacientan
quieren llegar a casa
para a solas
ocuparse con una revista
o una muñeca de plástico
porque la vieja tiene otro dolor de cabeza
miran el poster de farrah foster
que adorna la pared de su calenturiento hijo adolescente
yeah estos días siempre
tienen cierta manera de mostrarse
como si fueran cheques rebotados
desearía poder pescar una botella de muscatel
pasear por el bowery con el bolsillo
lleno de sueños de ebrio
pero la mañana del domingo en Nueva York
no hay piedad para los junkies
nosotros sólo rondamos las calles con dados cargados
y escuchamos a la gente decir allí va miky
miky piñero
lo apodan el cristo junkie…

Blues de tiempos duros neoyorkinos - Miguel Piñero (trad. Alfonso Montoya)

notes 13

#Miguel Piñero #Poesía #Alfonso Montoya #Blues de tiempos duros neoyorkinos





He soñado con prados amplísimos
donde el deseo ya no esté.
¿Soy yo acaso esa ilusión
que pienso? Enrarecido entre las
amapolas y entregado a la belleza
de las imágenes que estallan
bajo un cielo tranquilo.

Los deseos antes eran sencillos.
O tal vez más complicados
pero es difícil saberlo.
Nada sé ahora, únicamente miro
las nubes.

Hay poetas de extraña versatilidad
para la mentira. Yo miento
la verdad. Ella se presta a los juegos
de las formas y a la desolación
de la vida en un día tranquilo.
En realidad todos los días son
tranquilos. Me admiro de mi indiferencia
ante la dificultad de las cosas
pero las cosas son difíciles
sólo en apariencia. No deseo
ya.

Los deseos son más preciosos cuando
no pueden cumplirse. Son
como el agua fría. Como
el hielo el deseo se disuelve
a medida lo conocemos, si es que
alguna vez llegamos a conocerlo
tal un paisaje vespertino.
Son los paisajes más hermosos.
Así me retiro de la comedia.

He soñado, dije, ardientes soledades.
Pero mi vocación de solitario
desaparece al alba cuando los marineros
salen a la mar enfurecida y yo
duermo. Y la alabanza por todo
lo que malgasto en vigilia
se hace entonces monótona; 
como monótono es vagar en los
jardines y perder los días
como los años. Mucho he perdido
jugando así pero sigo siendo
esperanzado.
Ello es bueno.

Estar despierto en la noche sin
nubes y preguntarse por qué ellas
en este momento no existen
ha sido mi oficio durante años. 
Ha sido mi oficio verdadero.
Y las amapolas siguen estallando
en los campos y no son magnolias
como creía el pastor nocturno.
Son amapolas.

Mi vigilia es siempre taciturna. 
Me pregunto qué la habrá hecho así
porque podría hablar con 
las piedras; o con los gnomos
que aparecen siempre
Pero soy un gnomo, me olvidaba;
por ello no duermo.

Hay una hora tan oscura antes de
la luz. Me recuesto a los árboles
y sueño otra vez, ahora verdaderamente
Sueño.

La vigilia - Gelindo Casasola

notes 21

#Gelindo Casasola #Mérida #Poesía #Venezuela





Takayuki Ogawa

notes 127

#Art #design #Takayuki Ogawa





Caleb Hahne

Caleb Hahne

notes 62

#Caleb Hahne #art





Jesús Montoya

perros-romanticos:

image

Jesús Montoya (Tovar, Mérida, 1993). Estudiante de Letras mención Lengua y Literatura Hispanoamericanay Venezolana de la Universidad de Los Andes – Estado Mérida, Venezuela. Fue invitado por la Casa Nacional de Letras Andrés Bello a la octava edición del Festival Mundial de Poesía en la ciudad de Caracas como representante del estado Táchira, así mismo, ese año le otorgan el tercer lugar en la mención de poesía en el concurso Explosión Cultural Bicentenaria en el ámbito nacional en conjunto con Josué Calderón y Fernando Vanegas por el poemario Once poemas en los cuadernos de noviembre (Caracas, 2011). Es fundador del grupo literario Los hijos del lápiz. Fue invitado al Festival de Poesía de Maracaibo (Zulia, 2012). Obtuvo una mención de honor en el primer Concurso Literario Internacional “Casa de la UNCO” (Chile, 2012). Mención de honor en el concurso literario para estudiantes: Homenaje a José “Pepe” Barroeta convocado por la Dirección General de Cultura y Extensión (DIGECEX) de la Universidad de Los Andes por el poemarioUnas veces triste, otras no tanto (Mérida, 2012). Ganador del segundo lugar de las VII Jornadas Estudiantiles de Creación Literaria: Homenaje a Hernando Track de la Universidad de los Andes (Mérida, 2013). Ganador del primer lugar del I Concurso literario Manuel Felipe Rugeles, convocado por el Gabinete de cultura del estado Táchira (San Cristóbal, 2013). Ganador del primer lugar en la mención de poesía por la obra Primer viaje, así como una mención especial en la categoría de ensayo por el texto titulado Apuntes de la ironía en el cuento “El príncipe feliz” dentro de la sociedad victoriana del XXIII Concurso de cuento, poesía y ensayo, convocado por la Dirección de Asuntos Estudiantiles (DAES) de la Universidad de Los Andes (Mérida, 2013).

 

*La mayor parte de los textos que incluyo en esta selección son inéditos, y pertenecen a tres poemarios: Las noches de mis años (2012), Primer viaje (2013) y El inmigrante de la muerte (2014), sin embargo, pueden comenzar a leer los textos desde la mitad, de atrás hacia delante y viceversa, su unión es siempre la misma.

JM

***

Amo la pérdida. Amo mi absoluta desaparición. Mis ojos despegando con el viento, enredados, enraizados con la luz de la tarde. Camino sobre la lluvia escribiendo el poema. Escribo el poema en mi alma y la lluvia lo aplasta. Fumo y escribo el poema inagotable. Lo escribo desde mi rostro, este rostro sin movimiento que nadie ve, este rostro de colores abandonados, colores, que ningún labio toca, que ningún labio arranca, este rostro que es ojera y risa, grito y muerte, azul y sangre. Mis besos son canciones. Diré que no sirvo para nada. Diré la verdad. Diré que soy niebla entre la niebla, y yo amo mi insondable desaparición. Tengo vacíos los cuadernos y la casa y mi esperanza también está vacía, esperanza viento, esperanza humo. Rezo porque olvido. Fumo y escribo el poema, lo conozco. He conocido el poema como una plegaria. Lo he conocido desde el charco, desde el hielo enamorado de mis manos. Amo como nadie y a nadie amo. Amo la pérdida. Amo desde el aire y desde él escribo el poema. He escrito el poema y lo he perdido. He escrito el poema y lo he matado. He escrito orilla y mano, quebranto y olvido. Me sé de memoria esta infinita pérdida.

***

Canto y los recuerdos agrandan la ciudad. Canto y las ventanas se abren. Canto y la lluvia distorsiona mis ojos. Canto desde un bar merideño, desde la magia violenta de una esquina. Canto y hago que bailo y me río viendo el techo en soledad hasta que el sueño me revienta los ojos. Canto y la oscuridad se duerme. Canto y nadie viene a buscarme. Canto y la esperanza pinta otros colores. Canto y los muelles dejan de ser promesas. Canto y busco una desoladora imagen dónde abandonarme. Canto y mi alma se transforma en una ola. Canto después del fuego, de las noches que brillan amargamente entre mi sangre. Canto y mis palabras inventan un terrible perfume que me cubre. Canto y mis palabras me odian. Canto y guardo el secreto de estos diecinueve años armoniosamente muertos.

***

a Elbano Rangel

Me acusan incansablemente
de arrastrarme junto a los equivocados
en el sendero equivocado.
Me acusan y señalan con sus dedos temblorosos
cuando mis ojos descansan
en un sueño distinto, lejano.

Me acusan por aplastar una a una mis pasiones sin arrepentimiento,
por traicionarme al escribir poemas
desde una voz insensata que destroza en su recorrido
las ventanas.

Estoy decidido a ser el primero que echen
a la calle de sus asquerosos recintos,
pues mis ojos apuntan hacia todas las direcciones
que marca el viento con su paso.

Me acusan de ser invisible
aunque esté tan cerca como el aliento,
pero mi soledad no sabe cómo comportarse.

Me han insistido que sea feliz desde la ausencia,
y he fracasado.

Me han invitado a pudrirme en la locura
como las hojas amarillas cuando cambian su color.

Me han maltratado por tener esta memoria larga y sucia
hecha de caricias.

Pues bien, les digo:
Soy el movimiento fino con que el cielo cambia de rumbo a las estrellas.

Acúsenme, 
nada traigo en mi defensa más que la humilde pena
de quien ama las palabras.

Vengo con el rostro hueco
por esta sonrisa adolescente 
que inútilmente se me va borrando,
que inútilmente se me va quedando en otra infancia.

Mi voz se mece en los jardines y se pierde en el espacio.

Nada traigo en mi corazón,
no me acusen porque cante.

Nada traigo desde el precario y misterioso río del tiempo.
Nada tengo más que el lamento de quien en silencio busca la distancia.

Acúsenme,
medité la alegría y la perdí.

*

Hermano, estoy conmovido,
río en la hora más callada de la madrugada
porque todas mis acciones son irremediables,
te juro que es conmovedor,
hermano, 
ya busqué el viaje exacto que me devolvió hasta mis sueños,
ya atravesé las multitudes con los ojos de un fantasma,
ya huí desalentado entre la brisa del sur,
ahora no me queda nada.

Vago por el mundo
enamorado de la múltiple forma de los rostros
que preservan la esperanza.

Hermano, entiende,
estos ojos no se fatigan por el llanto,
déjame mostrarte la aventura de mi vida.

Ven, en ella soy solitario pero aún tengo tu recuerdo.
Ven, poseo la risa del loco alucinado que esperabas.
Ven, dentro de mí siento la lluvia.
Ven, tengo la gracia del loco
reventándome el rostro
su mueca al despertar
absurda
perseguida
abriéndome
hacia los árboles
para encontrar
la claridad que guarda su canto.

Hoy la vida me sucede diferente.

Ven, ahora estás más lejos.
Ven, estoy completamente solo.
Ven, 
hay una imagen que me destruye por completo 
y no consigo amarla.
Ven, 
hoy veo esa imagen más allá de la ilusión 
con un ansia inevitable que me arroja hacia el pasado.
Ven,
estoy desnudo junto al cielo azul
brillante
y como un genio desconocido
me paseo por los bosques
por la humanidad
al pie de las montañas.
Ven,
el canto es sabio y me pinta
el cuerpo espléndido en toda mi expresión
en toda la maravillosa voz que me traiciona.

Hermano
hermanito
el poeta se traiciona
y yo tengo el cuerpo intacto y las gafas rotas 
y me están comenzando a crecer rosas en los labios
por la maldita esperanza que me acompaña
a toda hora en los rincones
más inhóspitos de esta ciudad
que es una cicatriz
inmensa y violenta
como la marcha veloz de los carros
en esta avenida donde me tambaleo en plena
rumba
mi única intención es traicionarme
porque el poeta se traiciona
en la felicidad ardiente
y yo estoy aquí y este momento
es parecido a la felicidad
y sé que volverá otro poema 
que el aire y la magia
del olvido traerán hasta mí
porque este poema es uno de los nuestros
porque es bendito y solitario
pero qué importa
uno sabe que todo mal poema
comienza cuando uno no se consigue
por ningún lado en él
y yo veo tus ojos y los míos
rompiéndose
enteritos en este inmenso calvario helado
donde la noche dejó de ser una promesa
y cariñosamente nos envolvió en su secreto
hermano
hermanito
el poeta se traiciona
eso me lo dijo un borracho de esos que nos trae la parranda
que uno no se puede sacar de la cabeza
porque uno los ama 
veo los carros pasar
y su luz me cubre los ojos
estoy impaciente en mi propio e inútil desenfreno
con el alma viajando sin saber a dónde va
hermano
vuelve a ver mis manos
están hermosas
son cosas de las noches frías
como la indecisión
y los árboles grandes
que las aceras devastaron 
estoy siendo golpeado
por la infinita locura
y el cielo y las horas son altas
y mi cuerpo
se destruye
hermano
hermanito
mi último amor fue transparente
y ahora arde en mi memoria
ahora
que el horror temblará en mi pecho
me voy a morir y mi luz
se cargará la piel del mundo
en su esplendor
en su esplendor
en su esplendor
oculto
soy un ser que gira y tiembla y perdona
en el verano
no sé por qué
tengo esta imagen fiel
que en mi interior me acompaña
redoblando los latidos de mi corazón
al andar
fíjate
fíjate en mis ojos 
ahora son distintos
más grandes y nostálgicos
desciendo
por la calle 
y la poesía sabe lo que siento
ahora
ahora.

*

He decorado la traición de la belleza. 
He convertido la ignorancia en mi conducta. 
He creído todos los secretos,
porque todo permanece.


Las palabras me están asfixiando. No me faltará nunca más este imposible juramento para maldecirlas. Yo sé que vivo porque canto. Poseo la risa espantosa todavía. No esconderé nada. Estoy atormentado, brillante, brillante. Abre el pecho. No estoy actuando. Mírame, en mis ojos guardé el mar para siempre. Déjame inflar la conciencia en el espacio. El horizonte es maravilloso. No estoy fingiendo. Nadie vendrá a derramar sus manos en mi cuerpo porque nadie me escucha. Nadie bordará el límite. Nadie crecerá abrazado a mis palabras. Nadie. Escucha bien lo que te digo: las palabras me están quemando. Así es la libertad, brillante, brillante. Todos los días me siento desaparecer un poco más. Silencio, silencio. Terriblemente ajeno es mi infortunio y su historia pasajera. Silencio, silencio. Los pájaros cantan y anuncian mi partida.

*

Respira.

Loco.
Loco.
Loco en la taberna. 
Loco del sendero.
Loco en el pueblo.
Loco podrido.
Loco con cuchillos.
Loco cantándole a la muerte.
Loco en la noche blanca.
Loco sin los buenos amigos.
Loco fumando cigarros baratos.
Loco quemándose.
Loco de humillación.
Loco en la profundidad de los hoteles vacíos.
Loco bebiéndose la música.
Loco con la mente en blanco.
Loco oscuro.
Loco enredado en la bondad.
Loco enfermo.
Loco volviéndose un río.
Loco en el calor de la poesía.
Loco imaginando hermanos que no existen.
Loco de exceso.
Loco aturdido.
Loco solitario.
Loco riéndose todavía del mismo secreto.
Loco en la ausencia.
Loco corriendo.
Loco condenado.
Loco alucinando su historia.
Loco entre las flores.
Loco y maldito.
Loco y claro y fresco atravesando las plazas
con la vida revuelta estaba yo.
Loco insoportable.
Loco, loco, aniquilado por la muerte estaba yo.
Loco en mi primer viaje.

*

Oh, mancha del lloriqueo universal.
Oh, cuerpo roto.
Oh, cerillas de paso.
Oh, desgarradora sensación de alivio.
Oh, corazón vagabundo.
Oh, mágico espejo de mi pecho.
Oh, calle marginal.
Oh, Virgencita de la rumba:
rómpeme entera la cabeza
con la resaca más bendita que tengas
me estoy dejando perder lo suficiente
nadie volverá a ver mis ojos
no los abrí nunca bajo el mar 
y las olas son frías
y son las mismas cosas
siempre las mismas cosas
lívidas
transparentes
desde siempre
para siempre
como siempre 
trazando esta delicada repetición
si voy alucinar lo haré
desde una luz elemental y farsante
desde una luz pueril y estridente
desde una luz enamorada y ronca
enamorada y putica como mi voz en las aceras
susurrando besos descomunales
barriendo todo cuánto pasa alrededor
bajo la inmunda chispa de las estrellas
has de ser mi amor
no me desampares en la noche
y quémame las manos durante el día
ahora y siempre
con el mismo fuego
ante la muchedumbre
ante la gente que transita las calles al trabajo
paseo al revés por la vida con una lágrima cayendo del sol
y soy tan estúpido
y soy tan banal
y soy tan mundano
girando en los patios desconocidos de las ciudades
donde se pierden mis amores
me duermo con la cabeza inclinada en sus viajes
carcajeándome
traicionándome en mi propia ilusión
rayándome el llanto de caminos.

Oh, mar centellante.
Oh, oración de la media noche.
Oh, maricones merideños.
Oh, madrecita linda que me espera.
Oh, cuerpo frío y pálido.
Oh, armónica risa.
Oh, niña de ojos grandes.
Oh, montañas del sur.
Oh, poeta enloquecido
si tu rostro se ha llenado
de lágrimas otra vez
no es por la pena
aprende que eres mínimo
y que has dejado atrás
la piel como la serpiente deja de la suya
deja que te enseñe
deja que te explique
deja que te cante
el reflejo más pequeño
desde el charco de mi rostro
turbio y amarillento
aprende de una vez por todas a regresar
y olvida la auténtica partida
sólo adentro está la sombra que te mata
sólo adentro está el interminable verano
sólo adentro las rosas son furiosamente blancas
rufián de carretera
príncipe de la pachanga
amor de mis amores
niño de mis sueños,
canta conmigo,
canta mi primer viaje.

***

Mi conciencia es vieja,
áspera y maldita.
Me están matando las veces que perdoné entre las flores.
Perdoné,
perdoné y nada más quedó el silencio.

notes 77



cross-connect:

Gesto de muerte: una pequeña reunión del trabajo de Javier Ceballos (Venezuela, 1992)

¿Quién es dueño de estos pies chicos y horrendos? La muerte.
¿Quién es dueño de esta cara sin ningún brillo? La muerte.
¿Quién es dueños de estos pechos aún duros? La muerte.
¿Quién es dueño de esta relajada en la cruz? La muerte.
¿Quién es dueño de este cerebro dudoso? La muerte.
¿De esta sangre revuelta? La muerte.
¿De este acento sudamericano? La muerte.
¿De estos ojos más o menos puntudos? La muerte.
¿De esta pequeña lengua perversa? La muerte.
¿De esta religiosa pagana? La muerte.
¿De esta anárquica colapso, sin clase? La muerte.

¿Dada, robada, o sujeta a juicio diferido?
Sujeta.

¿Quién es madre de toda la tierra? La muerte.
¿Quién es madre de todo el espacio? La muerte.

¿Quién es más fuerte que la esperanza? La muerte.
¿Quién es más fuerte que la voluntad? La muerte.
¿Más fuerte que el amor? La muerte.
¿Más fuerte que la vida? La muerte.

(…)

La tirana - Diego Maquieira

Posted to Cross Connect by Jesús Montoya

notes 169

#Javier Ceballos #Illustration





doloresdepalabra@gmail.com